” Vacuna contra el COVID-19 teniendo Cáncer “

 

¿Puedo recibir la vacuna del Covid-19 si tengo cáncer?

Por: Karime Alvarez.

Muchas personas con cáncer se preguntan si es seguro recibir una de las vacunas aprobadas contra el COVID-19. Después de todo, se sabe que tener una enfermedad subyacente, como cáncer o una cardiopatía, supone un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave a causa del virus.

La respuesta corta es que para la mayoría de los adultos con cáncer o con antecedentes de cáncer, se recomienda la vacunación contra COVID-19, pero hay factores que las personas con esta enfermedad  deben tener en cuenta primero.

En este artículo, la oncóloga Halle Moore habla de la seguridad de la vacuna y de lo que deben saber los pacientes y supervivientes de cáncer.

El cáncer es una condición de alto riesgo.

Se espera que las personas con cáncer ya se encuentren (si es que no lo están ya) en uno de los primeros grupos prioritarios para recibir la vacuna, pero esto puede variar en función de su lugar de residencia y de la cantidad de suministros disponibles. Cualquier paciente podría entrar en este grupo prioritario debido a su diagnóstico de cáncer, a su edad o a ambas cosas.

Consulta a tu médico antes de recibir la vacuna.

Si se tiene un diagnóstico de cáncer o ya se ha iniciado un tratamiento contra el cáncer, es importante consultar con su médico antes de recibir la primera dosis de cualquiera de las vacunas.

El tipo de cáncer y el tipo de tratamiento serán un factor importante a considerar. El médico podrá analizar los riesgos, los beneficios, el cronograma y lo que se debe saber antes de recibir la primera dosis de la vacuna.

Efectos secundarios de la vacuna.

Los efectos secundarios comunes después de la vacunación son dolor en el brazo, fatiga y dolores musculares. También pueden presentarse fiebre y escalofríos, especialmente después de la segunda dosis.

Después de la vacunación, algunas personas pueden desarrollar ganglios linfáticos agrandados. Estos ocurren con mayor frecuencia en la zona de la axila o en el cuello del lado de la vacuna. Dado que el cáncer también puede causar agrandamiento de los ganglios linfáticos, es importante que los pacientes con cáncer se den cuenta de que este es un posible efecto secundario y, por lo general, no es una señal de que su cáncer está creciendo (aunque es comprensible que puede dar miedo).

Los ganglios linfáticos agrandados pueden sentirse sensibles al tacto y deberían desaparecer por sí solos, pero a veces pueden durar varias semanas. Es importante mantenerse en comunicación con el médico si los ganglios linfáticos agrandados no comienzan a mejorar dentro de las tres o cuatro semanas posteriores a la segunda dosis.

Todos debemos ser cautelosos con el COVID-19, especialmente aquellos con cáncer

Es importante tener en cuenta que algunas personas con cáncer tienden a tener un sistema inmunológico debilitado, lo que podría hacer que las vacunas sean menos efectivas. En este momento, las vacunas de ARNm ofrecen 94% y 95% de protección contra este virus, mientras que la vacuna Johnson & Johnson tiene una efectividad del 66% en la prevención de la enfermedad COVID-19 moderada y grave 28 días después de la vacunación y un 85% de efectividad en la prevención de la hospitalización. Pero es difícil saber si los pacientes con cáncer tendrán ese mismo nivel.

Es fundamental que todos continuemos siguiendo las recomendaciones de seguridad durante un tiempo más, incluido el lavado de manos, seguir las pautas de distanciamiento social y físico y seguir usando una mascarilla incluso después de haber sido vacunado.

Consulte artículo original: https://health.clevelandclinic.org/can-i-get-the-covid-19-vaccine-if-i-have-cancer/ 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...